Sequía afecta 8 de cada 10 municipios del país.

La sequía alcanzó en el país un nivel no visto, al menos en el último lustro. Al 15 de noviembre, en 538 municipios del país —21 por ciento del total— la intensidad era de extrema a excepcional.

Aunado a ello, en mil 20 municipios —41 por ciento de los dos mil 469— la intensidad era entre moderada y severa, de acuerdo con el Monitor de Sequía del Servicio Meteorológico Nacional.

Sin embargo, si se agregan las 489 localidades —19 por ciento— con un nivel anormalmente seco, resulta que ocho de cada 10 municipios están afectados por la falta de agua. Derivado de esta condición, en los campos que tendrían que alimentar a millones de mexicanos las pérdidas se multiplican.

En Hidalgo, el secretario de Agricultura, Napoleón González, dijo que hay afectaciones en 85.7 por ciento del territorio estatal. En el estado de Chihuahua, los datos oficiales indican que la superficie sembrada de maíz forrajero se redujo 75 por ciento; y en uno de sus municipios, Parral, los productores reportan que 96 por ciento de la cosecha de sorgo se perdió a causa de la sequía.

Consultado al respecto, Juan Cortina, presidente del Consejo Nacional Agropecuario, la sequía afecta a cultivos como maíz, caña, frijol y arroz. En el norte del país no se pueden sembrar debido a la falta de agua.

¿Qué pasa en el norte?

Chihuahua es el estado que reporta más hectáreas siniestradas, principalmente de maíz y frijol, por lo que se prevé una baja en la producción de hasta 40 por ciento para algunas zonas del estado.

La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) indicó que entre enero y septiembre de este año el estado registró 193 mil 266.15 hectáreas siniestradas, seguido Zacatecas, con 153 mil 684.15 hectáreas y de San Luis Potosí, con más de 64 mil hectáreas de cultivos afectados.

Arturo González Ruiz, presidente del Consejo Estatal Agropecuario de Chihuahua (CEACH) indicó que esperan que la Comisión Nacional de Protección Civil emita la declaratoria técnica de emergencia por sequía para el estado, con el objetivo de que los productores que tienen aseguradas sus cosechas puedan acceder a los recursos de los seguros.

Productores de sorgo de la región de Parral, un municipio a sur del estado, reportaron que 96 por ciento de la cosecha se perdió, esto debido a que de las seis mil 835 hectáreas sembradas sólo 225 hectáreas se lograron.

Zacatecas, estado que históricamente ha sido el principal productor de frijol, registró una caída de 70 por ciento en la siembra de la leguminosa.

Juan Manuel Martínez, subsecretario de Agricultura de la Secretaría del Campo (Secampo), informó que en años regulares, en Zacatecas se cosechan 300 mil toneladas de frijol, pero este 2023 se prevé una producción menor a las 100 mil toneladas.

¿Qué hay del centro?

Uno de los estados que a mediados de noviembre registraban un nivel de sequía de extrema a excepcional es Hidalgo, donde 72 de los 84 municipios, que equivalen a 85.7 por ciento del territorio del estado, presentan afectaciones agrícolas, lo que equivale a alrededor de 25 mil hectáreas, de acuerdo con el titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural en el estado, Napoleón González Pérez.

Para contrarrestar las afectaciones del campo, González Pérez dijo que buscan construir 23 ollas con capacidad de 2.5 millones de litros de agua cada una en 23 municipios con una inversión de 50 millones de pesos.

Fenómenos como La Niña, las lluvias tardías, los incendios forestales y la deforestación en zonas boscosas afectaron la producción agrícola en 105 de los 113 municipios de Michoacán, donde las zonas de la Tierra Caliente y Bajo Balsas fueron las más afectadas.

Las mayores pérdidas derivadas de la sequía que ha vivido San Luis Potosí durante 2023 fue en la producción de caña de azúcar. Ciudad Valles, El Naranjo y Tamasopo son los municipios con las mayores afectaciones, con mermas de entre 60 y 80 por ciento de la producción total, de acuerdo con la Secretaría de Desarrollo Agropecuario y Recursos Hidráulicos.

Aguascalientes y el norte de Veracruz, desde hace años padecen de sequía extrema, pero la situación comenzó a agravarse, lo que genera millonarias pérdidas.

En Aguascalientes, los cultivos de maíz, frijol y guayaba son los que más se han visto golpeados, además del sector ganadero, que incluso ha incrementado considerablemente el sacrificio de semovientes, a causa de falta de alimento.

En lo que respecta a la guayaba, los productores estiman una pérdida económica de 300 millones de pesos, ya que en 40 por ciento de las hectáreas del cultivo no han tenido lluvias.

Vicente Álvarez Delgado, presidente de la Confederación de Organizaciones Campesinas, Empresariales, Económicas y Productivas (COCEEP) en el Estado de México, advirtió que los productores ahora no sólo se enfrentaron a la reducción en su producción debido a la sequía, sino que ahora afrontan la reducción en los costos de maíz que bajaron 40 por ciento debido a la autorización de la importación de granos de África.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *